La evolución de las marchas de montaña…

Jordi Corbella: Las marchas como las hemos entendido siempre, van camino de desaparecer…

0
2139

marchas de montañaMarchas de montaña

El mundo del trail evoluciona a pasos agigantados, llevándose en muchas ocasiones todo lo que se le ponga por delante, provocando situaciones hasta ahora desconocidas, a las que todos debemos adaptarnos e ir buscando soluciones.

Son muchos los corredores y no tan corredores que utilizan las denominadas marchas de montaña preparadas para senderistas y montañeros como un buen entreno para sus futuras competiciones, pero

¿es bueno utilizarlas con ese fin?

La respuesta no es sencilla y no recae en un punto de vista físico y de entrenamiento, en ese caso son una excelente forma de preparar carreras: desniveles elevados, distancias bastante largas, recorrido marcado y avituallamientos… ideales para convertir esa marcha en una especie de simulacro final para una carrera de montaña.

El conflicto viene desde el punto de vista ético, y conviene destacar dos tipos de marcha donde la problemática puede analizarse desde dos puntos de vista diferentes.

En un primer lugar existen marchas organizadas por clubs de montaña, son muchos que una vez al año reúnen a sus miembros y a todos aquellos que se quieran apuntar a recorrer en un ambiente distendido y en grupo, las montañas de los alrededores de sus localidades, no existe competición, no hay más posibilidades.

Y por otro lado existen esos eventos donde conviven todas las posibilidades (trail, trail corto, marcha larga, marcha corta etc…).

Las diferencias son sustanciales.

Si en el primer caso es comprensible que un corredor decida realizar el recorrido corriendo, ya que es su forma de vivir la montaña y así disfruta más, creo que con el respeto a los demás participantes no podría criticarse, teniendo en cuenta que la gran mayoría de ellos realizarán la prueba tal y como ha sido pensada y diseñada y no se verán afectados si un determinado grupo decide correr.

En el segundo caso, pero, son muchas las voces que claman por prohibir correr en las marchas que están dentro de eventos y que ya cuentan con un recorrido para correr. Seguramente, no existe un conflicto directo con los demás participantes pero sí moral. Cada vez son menos los montañeros “de toda la vida”, los que se animan a apuntarse a este tipo de eventos debido a que la gente corre, acabando ellos en unos tiempos muy lejanos y casi en alguna ocasión sintiéndose “abandonados” en el monte.

Recientemente he estado de juez-árbitro en un evento que contaba con trail y marcha de montaña y

La entrada del primer senderista se produjo en unos tiempos imposibles

¡por muy rápido que uno ande!

Los comentarios en la plaza a medida que iba llegando el reducido grupo que había hecho la marcha andando dejaban entrever cierto desanimo ya que la gran mayoría de participantes habían corrido.  ¿Les afectaba en algo directamente?

No, pero resulta evidente que cuando acudes a estas citas es para hacerlo en grupo y pasarlo bien y a veces desde su punto de vista, totalmente comprensible, cuesta entender que habiendo competición uno se apunte a la no competitiva para demostrar ser el mejor.

Esperemos que no sea así, pero las marchas de montaña como las hemos entendido siempre, van camino de desaparecer…

 Jordi Corbella, juez-árbitro de Carreras por Montaña de la F.C.D.M.E.

Artículos relacionados: Voluntarios, la mayoría silenciosa de la montaña

COMPARTIR

Dejar una respuesta