El éxito del deporte en la montaña

La Montaña (parte I) - Por Jordi Corbella

0
975

montana_amanecerLa búsqueda de algo diferente, la ilusión por sentirte vivo, la montaña proporciona a todos aquellos que practicamos alguna de sus muchas disciplinas una serie de beneficios que no responden tan solo a la práctica de un deporte.

Son ya muchos los estudios que indican que la conexión con la naturaleza proporciona una serie de beneficios en muchos ámbitos que a nivel racional ni tan siquiera podemos llegar a imaginar.

La montaña para algunos, como el mar para otros, son elementos esenciales en la historia de la humanidad y por eso sabemos aprovechar todo aquello que nos dan. Desde salir a dar un paseo, escalar grandes paredes, ascender montañas de ocho mil metros o realizar carreras de distancias varias, proporcionan un plus en todo aquél que lo realiza, llevándolo a un estado físico y mental inmejorable antes, durante y después de la práctica de dicha actividad.

Es por eso que hoy en día, donde la inmensa mayoría vivimos en núcleos de población grandes y llevamos una vida muy alejada de la calma y tranquilidad que deberíamos llevar,

los deportes que te devuelven a los orígenes tienen una participación tan elevada y sufrimos una especie de adicción a practicarlos cada vez más y en formas diferentes.

Los deportes al aire libre, los considerados de riesgo, y en definitiva todo aquello que se desarrolla en el medio natural llama la atención a todos aquellos que se han visto alejados en el día a día de su relación con la naturaleza, proporcionándonos nuestra dosis necesaria, que como seres humanos todos requerimos. Porque estemos o no adaptados en el entorno en el que vivimos, todos procedemos del mismo lugar y todos necesitamos volver a los orígenes para romper y sentirnos libres.

No se trata de correr ultras, ni de ir al Himalaya una vez al año, se trata de acudir a pasear, de buscar un punto de no retorno, ese momento en el que giras la cabeza en mitad de una actividad y estas solo, no hay nada a tu alrededor que te recuerde que el mundo sigue más allá del sendero que tienes delante o de las nubes amenazantes asomando detrás de la cima que tienes enfrente. Se trata de sensaciones que el ser humano no puede crear por si mismo, se trata en definitiva de encontrar lugares donde desconectar, soñar y cargar pilas.

Aquí está, el éxito del deporte en la montaña, que sin ella hacer nada, es capaz de proporcionar todo aquello que uno necesita para sentirse vivo, huyendo de una sociedad donde los humanos somos el eslabón más importante y estamos por encima de todas las cosas,

la montaña nos proporciona la verdad, nos enseña que somos todos iguales y que la vida es mucho mas…

Jordi Corbella, Escritor y juez de Carreras por Montaña de la F.C.D.M.E

COMPARTIR

Dejar una respuesta