euskal trail

El fin de semana 6-7 de mayo se disputó la prueba de Euskal raid en modalidad de equipos 2x40km. Es una prueba que se celebra en el bonito pueblo de Baigorri, que tiene un encanto especial al estar rodeado de plena montaña y naturaleza. Ya sea para un fin de semana o escapada en forma de puente, totalmente recomendable para visitarlo, pueblo donde encontrarás tranquilidad, naturaleza y desconexión. Mucha desconexión.

Llevo más de un año sin competir, la última carrera fue el año pasado cuando realicé la maratón de Mari Murumendi, en Beasain, la prueba más corta de las 3 que se celebran ( 88km G2haundiak, 168 EhunMilak Ultra trail, de la que por cierto, tengo la triple corona en cuanto a que he sido finisher en las tres pruebas)

A pesar de la inactividad, y siempre con el enfoque de que correr me libera del estrés cotidiano, a principios de año en una conversación “tonta” por wasap, comenté con el que ha sido mi compañero de fatigas, Oier Salaberria, la posibilidad de ir a Baigorri a pasar un fin de semana genial y poder correr rodeado de montaña en un entorno pre pirenaico, con sus senderitos verdes, bajadas y subidas con raíces de los árboles en forma de escalón etc. La verdad que no me costó mucho convencerle, a mi compañero de fatigas le encantan las carreras por montaña y rápido firmamos la inscripción, puesto que para esta prueba las inscripciones se suelen llenar relativamente rápido.

Sin más rodeos, llegó la primera etapa del día: 40km 2200+ aprox según mis datos gps.

La primera etapa no sé ni cómo describirla. Fueron un cúmulo de sensaciones ya olvidadas por la inactividad de 1 año. Tenía la adrenalina de estar en la línea de salida formando equipo con un gran corredor como es Oier (joven, pero con mucho gas) y ahí estaba yo, que era en este caso la experiencia pero que de gas más bien tenía poco. Y de ello me dí cuenta ya para cuando llevábamos 15km, mi cuerpo no marchaba, no me esperaba gran cosa en cuestión de ritmos, tengo la suerte ( o eso creo) de que sé más o menos donde me encuentro a nivel físico cada vez que voy a una carrera y en ese momento supe que iba a sufrir.
Comenté con Oier que bajaramos el ritmo, y nuestro objetivo a partir de entonces iba a ser llegar a meta disfrutando del entorno y nada más, a pesar de eso, sufrí, ya que no era capaz de correr ni trotar, y eso para los corremontes como nosotros es de lo peor que te puede pasar, pues ya es cuando te has quedado sin fuerza, vacío y cada kilómetro pesa como una losa.

Lo mejor de la etapa fue que vimos pasar a los corredores de la UltraTrail ( 130k, 8000+) en sentido contrario al nuestro y coincidimos con mi gran amigo Txomin Isuntza que iba acompañado de Unai Amezaga, grandes corredores con mucha experiencia, y fue la verdad que un pequeño empujón para completar esta primera etapa.

Al día siguiente nos esperaba otra etapa de 40km y 2200+ nuevamente. Por la tarde, mientras hacíamos tiempo, estuvimos viendo la salida de una modalidad de carrera que se llamaba la “Neska Trail”. No tengo palabras para describir lo que vi, sentí mucha emoción, me pareció una idea cojonuda de cómo plantearon dicha carrera y es que era una carrera de 7-8km exclusivamente para chicas, pero con un concepto de iniciación al trail running para ellas, y es que lejos de que pueda parecer excluyente etc, lo cierto es que a día de hoy y en todas las carreras a las que he acudido, la participación de la mujer sigue siendo en algunas carreras muy escasa, si bien en los últimos años esto ha mejorado bastante creo yo ( no tengo datos , si alguien lo pudiera constatar, genial, es simplemente una percepción mía), y en ese sentido el planteamiento a mí por lo menos me pareció genial.
Aquí os dejo el video de lo que fue la salida de dicha carrera, atención al “animador” ese que estaba haciendo un poco el “artista”….

Para la noche a pesar de que estaba anunciada la llegada de los primeros corredores de la ultratrail, nosotros nos fuimos a dormir a la furgoneta, estábamos hecho polvo ya que sólo habíamos dormido 3-4horas. Mi cabeza me decía que no saliese a arrastrarme otros 40km, ya que la primera etapa lo pasé realmente mal, pero el cuerpo a veces es impredecible y a la mañana siguiente tras despertarnos, parecía que estaba recuperado, las previsiones de tiempo eran buenas, por lo que me decidí a salir a rematar la faena junto con Oier.

La segunda etapa la resumo de la siguiente manera:

Salimos muy tranquilos, conservando fuerzas hasta el km 13, que es a partir de donde se podría empezar a correr. Había que añadir el cansancio del día previo…
A partir del km13, cogimos un ritmo bastante bueno, en plan trote cochinero, el cual fuimos capaces de mantener prácticamente hasta la meta.

Mucho viento en las zonas altas, pero que quedó eclipsado por la maravillosa panorámica que había sobre todo el valle, unas vistas espectaculares. Por lo menos, en esta etapa acabamos con buenas sensaciones y pudimos volver a casa con una sonrisa de oreja a oreja, felices! Y es que en las carreras de montaña, cuando se está lejos de la versión de uno mismo, también hay que tener la capacidad de saber y poder disfrutar de corretear por el monte, ya que si perdemos esa capacidad de disfrutar, según mi opinión, lo perdemos todo, ya que nos volvemos resultadistas y esclavos de nuestro relojes, tiempos, etc y ese, por lo menos no es mi plan…

Agradecer desde aquí a Oier su compañía, suerte en sus próximas carreras ( Ehun milak entre otras) y yo, de momento como suelo decir, running de mantenimiento, alejado de la competición, y como veis siendo embajador y cuenta cuentos de este mundillo, que me parece apasionante.

euskal trail

Salud y kilómetros amigos. Eskerrik asko,
I.E

Información sobre la prueba: www.euskalraid.com

Dejar una respuesta